Todo sobre ingeniería social y cómo proteger tu tarjeta de posibles fraudes

Todo sobre ingeniería social y cómo proteger tu tarjeta de posibles fraudes

¿De qué se trata la ingeniería social?

Entre las formas de fraude a las que podemos estar expuestos con nuestras tarjetas de crédito, encontramos la ingeniería social, que es de lo que hablaremos en este apartado, donde conocerás qué es, cómo funciona y cómo proteger tus productos financieros. Pues bien, se trata de un método no-técnico que usan los piratas informáticos y cuya acción depende directamente de la interacción humana.

En este caso, la ingeniería social es utilizada por creadores de virus a través de distintas tácticas mediante las cuales logran enviar mensajes que convencen a los usuarios para ejecutar el virus que envían en archivos adjuntos a su correo electrónico. La ingeniería social también se utiliza para lograr que los usuarios revelen información sensible y permitan accesos al sistema. Por ello aquí te contamos más acerca de cómo funciona y cómo puedes cuidarte de ello.

Funcionamiento general de la ingeniería social

Ahora que tenemos una idea acerca de en qué consiste la ingeniería social, es momento de ver su funcionamiento. Pues bien, este tipo de técnicas se usa con el fin de invadir una red informática, de manera que se logre ganar la confianza de un usuario autorizado y de esta manera, acceder a información importante acerca de la seguridad de la red.

Para acceder a esta información se pueden usar distintas técnicas y estrategias, como por ejemplo llamar a un funcionario autorizado manifestando un problema urgente que requiere el acceso inmediato a la red, de forma que el usuario tendrá pocas oportunidades de evadir la llamada, también está el espionaje en los sistemas, como ejemplo de la ingeniería social.

¿Cómo evitar caer en fraudes con ingeniería social?

Luego de haber visto parte de su funcionamiento y en qué consiste, es momento de pasar a ver cómo, siendo usuarios de tarjetas de crédito, podemos cuidar nuestros productos y nuestra información de las técnicas de ingeniería social para fraudes. Esta es información clave que debes tener en cuenta. Empecemos:

1. Identifica las modalidades de ataques con ingeniería social

Existen varias formas en las que se implementan estrategia con la ingeniería social. Entre ellas, encontramos el Baiting, caracterizado por ocasionar un virus en un dispositivo físico, también está el Phishing, que tiene lugar cuando una persona envía un email fraudulento haciéndose pasar por un correo electrónico legítimo, en representación de una entidad, marca o empresa. De esta manera, estos modelos buscan que el usuario instale un malware en su ordenador, lo que les va a permitir acceder a información personal.

fraude ingenieria social

También está el Quid pro quo, donde se solicita información personal a cambio de algo deseable, como regalos, bonos y otros beneficios. Encontramos también el Spam, correos electrónicos no deseados que suelen contar con ofertas sospechosas y códigos maliciosos para infectar los dispositivos. Y por último, está el Spear phishing, donde el delincuente intenta averiguar información confidencial de la organización, entidad o empresa.

2. Lee y sospecha de los correos electrónicos

Sabemos que los correos electrónicos son una de las estrategias más utilizadas dentro de las técnicas de la ingeniería social en fraudes de tarjeta de crédito, por ello es indispensable que revisemos muy bien cada uno de los mensajes que nos envíen bajo esta posible modalidad. Revisa y presta atención, en especial, a aquellos que transmiten una sensación de urgencia, sugieren respuesta inmediata o bien aquellos que usan tácticas de venta de presión psicológica para recibir información en poco tiempo o acceso a enlaces.

3. Evita enviar información personal o de tus productos financieros

Ante cualquier mensaje, llamada o canal sobre el cual se te solicite enviar o dictar información sobre tus productos financieros o información personal con la excusa de actualizar tus datos, debes desconfiar. En lo posible, elimina cualquier solicitud de información, ya sea de contraseñas, números de teléfono, respuestas de seguridad, entre otros. Lo más probable es que se trate de un intento de estafa, por lo que debes evitar enviar o entregar cualquier información delicada como esta. Recuerda que por ningún motivo las empresas o entidades solicitan información de sus usuarios.

4. Ignora cualquier mensaje de ayuda

Otra de las estrategias que suelen usar los delincuentes con fraudes con ingeniería social, consiste en enviar mensajes de respuesta a una solicitud de ayuda que posiblemente hicieron los usuarios en algún sitio en particular. En este caso, es necesario tener en cuenta que las organizaciones legítimas no necesariamente se comunican a través de estos canales con sus usuarios para proporcionar ayuda, en especial si no lo has solicitado. Desconfía de este tipo de mensajes, pues puede tratarse de una farsa en la que el delincuente espera que caigas para acceder a tu información.

5. Desconfía de las ofertas extranjeras

Otro de los focos más importantes para identificar si se trata de estafas o mensajes con intención de fraude, está ligado a la procedencia del correo o solicitud. En muchos casos, estos mensajes se disfrazan de situaciones como la lotería extranjera en la que el usuario es el ganador, solicitudes de información de cuentas para la consignación de dinero o la herencia de un pariente desconocido o una persona que se ha quedado sin familia, procesos de solicitud para transferir fondos a alguien en el extranjero, entre otras excusas. En este caso, se debe desconfiar desde el inicio de este tipo de mensajes que solo buscan acceder a tu información.

6. Cuida muy bien tus dispositivos

Finalizamos este apartado con una recomendación no menos importante que todas las demás, esta vez enfocada en los dispositivos y equipos que uses para acceder a tu información financiera o bien, los medios que utilices para recibir notificaciones de la entidad a la que está vinculada tu tarjeta. Es así que te recomendamos cuidar y proteger todos los dispositivos informáticos mediante un software de protección, anti-virus, anti-malware, filtros antivirus de correo electrónico y demás que estén siempre actualizados y activos cuando lo estés usando, de esta manera lograrás proteger aún más toda tu información.

Las medidas que utilices para cuidar tus equipos, pero también tu información financiera, además de tus productos, puede ser determinante para no ser un blanco fácil en las técnicas de fraude de ingeniería social, pues puedes reducir en gran medida caer en este tipo de situaciones. Recuerda que en nuestra sección de Fraudes podrás encontrar mucha más información para cuidar tu información.