Peores errores con tarjetas de crédito: En el uso y la elección

Peores errores con tarjetas de crédito: En el uso y la elección

9 Errores con tarjetas de crédito que debes evitar

Usar tu tarjeta de la manera correcta

Elegir y utilizar tu tarjeta de crédito correctamente es el secreto y la mejor forma para mantener un registro de tus gastos y el progreso en tu vida personal y financiera. Este registro nos permite observar los sectores a los que destinamos nuestro dinero y de esta manera, podremos ir llevando una administración eficiente.

Ahora bien, si a nuestras finanzas personales le sumamos el manejo de una tarjeta de crédito, debemos tener en cuenta que esto implica también una correcta forma de uso, pues un manejo desproporcionado puede afectar de forma importante nuestro bolsillo. Sabemos que la educación financiera es una necesidad importante y por ello en esta ocasión te presentamos los errores con tarjetas de crédito más comunes que debes evitar cometer en tu vida financiera.

¿Cuáles son los errores de tarjeta de crédito más frecuentes?

No solo se trata de ver las prácticas que con mayor frecuencia los clientes de tarjetas de crédito realizan, sino también, analizar sus posibles efectos sobre nuestro manejo de dinero y cómo podemos solucionarlo para que a mediano y largo plazo nuestro bolsillo no sufra terribles consecuencias, así que empecemos:

1. Tener muchas tarjetas

El primer gran error con el uso de las tarjetas de crédito que un usuario puede cometer es elegir tener varias tarjetas de crédito. Por supuesto, dos o tres tarjetas no representan un peligro potencial, sobre todo cuando el usuario tiene la costumbre de mantener un control financiero personal, sin embargo el problema es optar por las diferentes tarjetas, engañados por las ventajas específicas de cada uno. Esto genera que el cliente tenga a su disposición un verdadero elemento que pueda perjudicar su control financiero.

La razón principal por la que esto puede convertirse en un verdadero problema, es porque el uso de varias líneas de crédito pre-aprobadas pueden omitir la capacidad de nuestro presupuesto generando gastos que no nos será posible cubrir.

2. Caer en la ilusión de los derechos y cargas

Uno de los grandes riesgos sin duda, está en las estrategias que usan las entidades bancarias para vender sus productos y la forma en la que prometen solucionarnos la vida. El problema es que si no tenemos nuestras prioridades en claro y las necesidades específicas que tenemos que cubrir, podemos aceptar cualquier oferta que no hemos analizado con anterioridad.

Los bancos utilizan muchas tácticas para atraer a nuevos clientes y vender sus tarjetas de crédito, algunas de ellas tan atractivas como lo son las anualidades gratuitas, las reducciones de los tipos de interés, el bono de compra, las tarjetas adicionales sin costo, entre otras.

3. No conocer las condiciones de la tarjeta

Muy de cerca con el punto anterior, el desconocimiento de la letra pequeña de las promociones, beneficios y en general, las condiciones de uso que tiene una tarjeta de crédito, pueden llevarnos a experiencias desagradables cuando estemos revisando nuestro estado financiero.

Claro, muchas de las características y ventajas están bien al principio, pero la mayoría trabajan sólo por tiempo limitado. Las anualidades son gratis durante el primer año, las tasas de interés podrían subir en los próximos meses, etc. Como cliente, debes evaluar tu necesidad a largo plazo, así como los productos disponibles para elegir el que mejor se adapte.

4. No leer los comentarios del contrato

La ilusión de beneficios en el período de venta o consulta inicial se extiende a pequeñas observaciones del contrato, en realidad a veces pueden ser mínimas. En términos generales estas observaciones son: los límites y de caducidad de los beneficios, requisitos para obtener el bono, entre otros. Esta información puede cambiar inmediatamente tu decisión para adquirir o no esa tarjeta, por ello es clave revisar con detenimiento aspectos que puedan cambiar y solucionar todas las dudas.errores con tarjetas de credito

5. Elegir una tarjeta por las razones equivocadas

Las tarjetas de crédito y sus beneficios son desarrollados pensando en satisfacer las necesidades de los diferentes tipos de usuarios, en general, proporcionando una solución rápida de financiamiento para usar en determinadas situaciones. Cada una de ellas es diferente entre las demás, por ello un gran error es elegir la tarjeta que le dará beneficios, pero que si revisamos con lupa, no cumple con nuestro perfil. Analiza, busca y elige.

6. Sujetarse al pago Mínimo

Una de las opciones más cómodas de las tarjetas de crédito es el pago mínimo, donde se determina una cantidad estimada mínima del resto de la deuda, para facturar para el próximo mes el monto además de la adición de interés (una medida que puede aumentar la deuda).

Aquí es clave observar los montos y pensar en el pago mínimo como una opción pero no como una prioridad, sino que en lo posible se debe terminar en el menor tiempo posible la deuda. Si no puedes pagar ahora, es posible que no puedas pagar más tarde, y luego el monto crecerá gradualmente. Piensa en alternativas más baratas de crédito, si realmente se necesita. El pago mínimo puede ser una trampa, ten cuidado.

7. Los pagos atrasados

Unos de los errores con tarjetas de crédito que un usuario puede cometer es retrasar los pagos. El no pago de una cuota o un monto, además del atraso para que se efectúe el pago, también representa un riesgo para el cliente, dado que los intereses siguen creciendo y la deuda será más grande. Además, este es uno de los focos de atención de las entidades bancarias para agregar a los hábitos del cliente y descartar una solicitud para beneficios adicionales o posteriores.

8. No solicitar factura

Hoy en día delitos como clonación de tarjetas y robos de contraseñas son muy comunes y, a menudo las personas que son víctimas no se dan cuenta que están siendo robados sino que se enteran cuando reciben los registros y confirmaciones de los pagos, o incluso después. Parte de este problema se puede prevenir y detectar revisando constantemente las facturas, y por ello es necesario solicitarlas.

Aquí es clave que comprobemos cada versión en la factura de la tarjeta de crédito, y asegurarnos de que todo en efecto, los pagos y transacciones que hemos realizado han sido de nuestra propia mano, pues en caso de una anomalía o novedad, podemos identificar un posible caso de fraude.

9. Alcanzar el límite de crédito

No prestar atención al límite de solicitud de un crédito puede conducir a otros graves errores con tarjetas de crédito. En cuanto se llegue al tope, la deuda será aún mucho más grande porque debemos, entonces, salir corriendo para hacer otras adquisiciones que nos permitan empezar a hacer frente a la deuda en crecimiento. Es de suma importancia que se tenga en claro cuál es el límite, hasta qué punto podemos llegar y responder por la cifra sin problemas mayúsculos y no más allá de eso.

Si quieres conocer más acerca de otros consejos para la administración financiera, así como información acerca del funcionamiento de tarjetas de crédito, etc., entonces sigue visitando nuestras secciones, donde podrás encontrar mucho más contenido interesante.