Hábitos que marcan la diferencia en la lucha contra el fraude

Hábitos que marcan la diferencia en la lucha contra el fraude

9 Hábitos para evitar el fraude con tarjetas de crédito

Cuida tu información y tu dinero

El dinero en las tarjetas de crédito ha estado atrayendo a más y más consumidores, tanto por la posibilidad de mantener el control de las cuentas, como por la seguridad, dado que no es necesario llevar dinero en efectivo en la billetera. Sin duda, las tarjetas de crédito se están convirtiendo en un aliado.

Sin embargo, incluso cuando se le considera al dinero plástico un medio mucho más seguro que el efectivo, es importante observar y considerar algunos cuidados que podemos convertir en hábitos, es decir, en prácticas que realizamos de manera constante y que nos permitirán evitar el fraude con tarjetas de crédito.

¿Cómo evitar el fraude con tarjetas de crédito?

Se trata de prestar atención especialmente a los modos en los que manejamos nuestra tarjeta de crédito, y en este sentido, evaluar una serie de cuidados que debemos incorporar en los momentos en los que vamos a usarla para reducir cualquier riesgo de fraude al que estemos expuestos. Estos hábitos de los que te hablamos son:

1. Memorizar tu información

En primer lugar, recomendamos el hábito de memorizar la información esencial de acceso. En este caso, se trata de la contraseña y datos de verificación. Esto evitará que tengamos que consultar en medios donde pudieran estar expuestos a prácticas fraudulentas. Nunca se debe informar el código o los datos de acceso a nadie.

2. Optar por combinaciones complejas

Con mayor frecuencia el uso de contraseñas constituidas de manera compleja, son focos clave que permiten una mayor seguridad de acceso, esto se aplica en la actualidad, incluso para la apertura de redes sociales. Es por ello que para la combinación de la contraseña de tu tarjeta de crédito te recomendamos la elección de cifras poco frecuentes. Evita usar combinaciones simples y evidentes, como las fechas de nacimiento, las iniciales o el número de teléfono, por ejemplo.

3. Cambio de contraseña con frecuencia

Para evitar cualquier tipo de sistema que logre almacenar información como hecho fraudulento, o porque lo comentaste a alguien en algún momento, o cualquier otro caso, se recomienda hacer el cambio de contraseña. De hecho, se habla de cambiar las contraseñas de manera frecuente para así evitar cualquier tipo de situación como las que mencionamos.

4. Evita dejarla a manos de otras personas

Nadie debería tener acceso a tu tarjeta. Recuerda que incluso si se utiliza sin tu conocimiento, serás responsable por las compras o el dinero gastado. Nunca prestes tu tarjeta, incluso si es para los familiares o personas de confianza. Tampoco debe quedar expuesta en lugares de fácil acceso sin supervisión, como la guantera del coche o el cajón del escritorio. Evita dictar el número de la tarjeta en voz alta en lugares públicos. Muchos criminales se aprovechan de esta situación para tomar posesión de los datos.

5. Verifica toda la transacción

Debemos estar al tanto todo el tiempo de dónde está nuestra tarjeta de crédito y cada una de las transacciones que se realicen con ella. Al realizar el pago, acompaña al vendedor hasta la máquina de tarjetas, verifica la cantidad de la transacción y asegúrate de que recibes la tarjeta de nuevo antes de salir de la tienda. Si la compra es por Internet, sólo será necesario el número de la tarjeta. Procura usarla en sitios de confianza y que permitan la transmisión segura de datos.

fraude

6. Guarda copias y registros

Los registros, comprobantes y demás elementos que permiten confirmar la transacción que se realiza, son claves para rectificar la información en caso de que algo no salga como esperábamos. En este sentido, te recomendamos que en cada paso del proceso, te asegures de mantener todas las copias de los documentos, correos electrónicos, confirmaciones de pago, comprobantes y otras comunicaciones por emisor de la tarjeta donde se registren las transacciones y procesos. También observa tu factura con atención y reporta cualquier transacción irregular.

7. Ten cuidado en cajeros automáticos

Otro punto importante es elegir cajeros automáticos que se encuentren ubicados en una zona segura, si es posible. Si el sitio está poco iluminado o se encuentra en una zona desierta, sería mejor buscar otro terminal de autoservicio. En cualquier caso, es necesario que siempre estés al tanto de las personas que te rodean, así te aseguras de que nadie cerca pueda ver tu contraseña y/o la cantidad de la transacción que realizas.

Después de completar la operación, no olvides retirar la tarjeta y el recibo de la máquina. Si tu tarjeta es retenida en el cajero automático, desconfía de los que ofrecen ayuda, aunque parezca seguridad del banco. Evita el contacto con extraños y reporta cualquier anomalía a la compañía de tarjetas de crédito o banco, tan pronto como sea posible.

8. Presta atención al teléfono y correspondencia

Los estafadores pueden usar otros medios de estafa, como lo es el envío de correspondencia haciéndose pasar por instituciones financieras, compañías de tarjetas de crédito o incluso organizaciones benéficas. Recuerda que las instituciones financieras no suelen solicitar datos personales o financieros a través de vías no directas. Así que nunca proporciones dicha información, a menos que hayas iniciado la comunicación.

Si recibes una llamada solicitando los datos de tu tarjeta, pregunta por los detalles y las razones de la solicitud. Si el autor no responde, sospecha. En vez de pedir un número de confirmación o protocolo, realiza una investigación sobre la compañía que llama y ponte en contacto con el centro de atención telefónica, cuyo número aparece en el sitio web de la empresa.

9. Si sospechas de fraude

¿Tomaste todas las precauciones necesarias y aún así, tienes la sospecha de que estás siendo víctima de un fraude? En esta situación, la rapidez con la que actúas puede marcar la diferencia. En primer lugar, ponte en contacto con el centro de llamadas del emisor de la tarjeta de crédito y registra la alerta acerca de la sospecha de fraude. Posteriormente debes solicitar el bloqueo de tu tarjeta de manera inmediata y de esta forma evitar cualquier posible transacción que se esté realizando en ese instante.

Si las tarjetas de crédito son un instrumento financiero importante y cada vez más usado, también es cierto que se han convertido en focos de atención y alerta, debido a la información y el almacenamiento de dinero que implican, por ello es clave tener los ojos bien abiertos y recurrir a algunas prácticas como estas, que fácilmente puedes convertir en hábitos para estar al tanto de la situación y así, saber cómo manejarla. En nuestra sección podrás encontrar mucha más información disponible.

Aquí un vídeo relacionado al tema fiscal.