7 Consejos para administrar correctamente un crédito renovable

7 Consejos para administrar correctamente un crédito renovable

7 Consejos para administrar correctamente un crédito renovable

Lo que debes tener en cuenta

Los instrumentos financieros pueden ser una excelente opción para distintas condiciones, pero lo cierto es que tienen la capacidad de convertirse en un gran problema si no sabemos manejarlos de una manera adecuada para que tras ser una solución pasen a ser un obstáculo que nos suma más en la deuda que buscábamos aliviar.

Es por ello que en esta ocasión te presentamos una serie de consejos que te permitirán tener una correcta administración de un crédito renovable, pues es uno de los elementos más atractivos para muchos, por lo que debemos prestarles más atención debido a la facilidad de acceso que representan y sus posibles implicaciones. Ahora sí, quédate hasta el final para leer las recomendaciones que tenemos para ti si ya tienes un crédito de este tipo o planeas adquirirlo pronto.

¿Cómo administrar de forma correcta un crédito renovable o crédito rotativo?

Uno de los grandes errores de quienes adquieren un crédito, en particular un crédito renovable, es evitar planear su pago, analizar el tiempo que les tomará realizar el pago total, dejarse seducir por la facilidad de acceder a más dinero y en general, limitarse a someterse a las cuotas que parecerían no tener fin. Para que esto no te ocurra, presta atención a lo siguiente:

1. Soluciona todas tus dudas

Olvídate de quedarte con la duda y resolver en la medida en la que van llegando los cobros del crédito. En el momento en el que estás solicitando el crédito o informándote acerca del proceso, la entidad financiera debe ser muy clara con la información acerca de este y explicar de forma detallada cómo funciona desde el instante en el que accedes al crédito. Es el momento clave para solicitar toda la información necesaria, desde el valor de los intereses, hasta el costo de manejo y otros aspectos que pueden influir.

2. Intenta pagar antes

Seguramente es un aspecto que has escuchado. Por comodidad y la definición de las cuotas correspondientes al pago, muchas personas simplemente deciden ceñirse y ajustar su dinero a ello, aún cuando tienen la posibilidad de recibir algún ingreso adicional o un dinero disponible para adelantar el pago total de la deuda. Es por ello que te recomendamos que priorices los pagos de los créditos, pues a mayor tiempo mayor se resultará pagando aún más en intereses. Si tienes un dinero extra o te es posible adelantar el pago de cuotas, no dudes en hacerlo.

3. Cuida de tu seguridad

Se recomienda prudencia y la toma de medidas de seguridad para evitar cualquier inconveniente. Esto es, evitar a toda costa la difusión de datos personales y claves para que no seamos víctimas de robo de información y cuidar nuestras operaciones. Se debe evitar no solo acudir a desconocidos o compartir nuestra información personal, sino también usar únicamente los canales oficiales de la entidad en caso de que necesitemos comunicarnos con ellos.

consejos

4. Evita el retraso de pagos

Uno de los aspectos que más afecta no solo el proceso de pagos sino también el historial crediticio a largo plazo, es tardar en el pago de las cuotas. Nuestros pagos y el compromiso que adquirimos cuando solicitamos un crédito es muy importante, y dado el cobro de intereses, saldar la deuda de una forma rápida y correcta, debe ser una de nuestras principales prioridades. Por ello, ten presente las fechas en las que se deben registrarlos pagos para evitar cualquier problema como la cancelación o la limitación del crédito.

5. Revisa con regularidad tus transacciones

Parte de llevar una correcta gestión de nuestro crédito implica estar al tanto de todas y cada una de las transacciones que realizamos y para ello es vital contar con todos los comprobantes de pagos, transacciones y registros que nos permitan estar al tanto de los procesos que realizamos. De esta manera, si encontramos alguna inconsistencia y tenemos alguna duda, podremos comunicarnos directamente con la entidad para resolverla teniendo los comprobantes en mano.

6. Conoce las tasas de interés

Adquirir un crédito abierto como lo es el crédito renovable, aumenta las posibilidades de que estemos más susceptibles a que las tasas de interés sean más altas en relación con una mensualidad fija, lo que con el paso del tiempo puede generar un crecimiento importante de la deuda. Por ello es necesario que como cliente tengas en cuenta las cifras de las tasas de interés en el tiempo y en cada una de las cuotas con respecto a nuevas solicitudes de dinero, en especial.

7. Organiza también tus finanzas personales

El dinero que recibes regularmente, está destinado a diversas necesidades básicas que también debes resolver. Esta organización de las finanzas personales a las que se integra el crédito renovable o rotativo, puede afectarse fácilmente si no tienes una buena administración previamente. Aquí lo que te recomendamos es que lleves de una manera correcta tus cuentas y si el crédito debe solucionar alguna de ellas, vuelvas a organizarte para poder hacer frente al instrumento financiero, de hecho, esto podría decirte antes si estás en capacidad de responsabilizarte de la deuda o no.

Luego de revisar estos consejos, podrás tener una mejor idea de cómo llevar tu crédito si acabas de solicitarlo o ya lo estás gestionando. Recuerda que llevar una buena administración de tu dinero es un aspecto esencial para evitar el sobreendeudamiento. Si quieres conocer más acerca de los créditos renovables u otros instrumentos, no dejes de visitar nuestras secciones donde encontrarás mucha más información de utilidad.